Utilización de la pista de juego (Toni Carrillo)


Me llego este articulo vía Facebook lo leí y como vi interesante me tome la libertad de reproducirlo en mi Blog, esta en el blog Nuevo Basket y escrito por Toni Carrillo.

Como aprovechar el espacio durante la etapa de minibasket

Por Toni Carrillo

Cuando nos iniciamos como educadores y nos hacemos cargo de un grupo en iniciación deportiva, ya sea masculino o femenino, normalmente, reproducimos las experiencias vividas en nuestra etapa como jugadores.

Hasta que vamos adquiriendo conocimientos varios en los diferentes cursos federativos, asistiendo a clinics o, sencillamente, viendo trabajar a otros entrenadores, repetimos dichos patrones.

Por lo tanto, es frecuente ver que, al principio, muchos entrenadores noveles, realizan la totalidad de la sesión de entrenamiento solo en ½ pista de juego dejando libre la otra mitad. Y siempre, encarados de la misma manera; es decir, centrados a la canasta desde La línea de medio campo.

Si esto lo hacen durante una tarea, no pasa nada; si lo hacen durante un entreno tampoco, pero si lo continúan haciendo, posiblemente, haya un error conceptual o, simplemente, desconocimiento de todos los recursos materiales a su alcance –dos canastas-. En ningún momento pretendo decir que realizar tareas en ½ pista sea bueno o malo, sino que la pista la utilizaremos según hayamos diseñado el objetivo de la tarea.

En la “escuela de básquet”, con niños/as de 4 y 5 años –cada vez se apuntan más pequeños- utilizaremos el espacio total u obstaculizado sin tener en cuenta los límites de una pista oficial porque aún no tienen control espacial ni sobre sus acciones. Poco a poco, a partir de los 6 años,  realizaremos juegos –el clásico juego de pillar “Come-Cocos” con todas sus variantes- donde les presentaremos la pista de juego, su forma, las líneas más importantes, el círculo central, las zonas restringidas… y todo lo que la reglamentación nos requiera; por ejemplo, la línea de ½ pista –para evitar el campo atrás-.

½ pista

A parte del uso que ya hemos mencionado anteriormente, se puede cambiar la orientación del inicio de la tarea (lateral o fondo derecho-izquierdo con respecto a la canasta) para ofrecerle mayor riqueza motriz al niño/a.

A mí, personalmente, me gusta utilizar la ½ pista en forma vertical, horizontal y diagonal hacia la derecha e izquierda y hacia arriba y abajo para que adquieran consciencia del espacio de juego en el que actúan.

Figura 1En este sentido, podemos organizar tareas donde las metas estén situadas en diagonal o sobre los lados del cuadrado que forman la ½ pista.

A modo de ejemplo, realizar tres 1c1 simultáneos en la misma ½ pista con distinta orientación.

figura 2

También se pueden diseñar tareas en ½ pista que simulen una transición defensiva.

O sea, aquellas que se inician desde una línea de fondo hasta ½ pista y vuelven hacia la misma canasta y, posterior cambio de rol de ambos jugadores hasta medio campo.

figura 3

En esta tarea, podemos cambiar la orientación inicial y empezar desde la línea de 6.25m hacia la canasta y finalizarla en ½ pista.

O simplemente, dividir la ½ pista en dos mitades a lo largo o a lo ancho –para mostrarles las líneas imaginarias que van de aro a aro o la de prolongación del tiro libre- y realizar tareas o jugar dos 1c1.

figura 4

E incluso, a media que se orienten mejor en el espacio, dividiremos la ½ pista en 4, 3 o 5 espacios de juego para enseñarles a mantener los espacios con respecto al balón y a los compañeros –en un espacio no puede haber 2 jugadores- jugando un 2c2 como vemos en el ejemplo, 3c3 o iniciarlos al 4c4.

figura 5b Figura 5

figura 7 figura 6

Toda la pista

Nos interesa que controlen la pista completa, tanto a lo ancho como a lo largo para “hacer el campo lo más grande posible”.

figura 8aPor dicho motivo, podemos dividir toda la pista a lo largo en dos mitades –divididas por la línea de aro a aro- o en tres separadas por el ancho de las zonas –nos ayudará posteriormente para organizar el contraataque-.

A lo ancho, la podemos dividir en tres (parte superior de la línea de 6.25m) o en cuatro partes (prolongación de la línea de tiros libres); y, a lo largo y ancho, en ocho (4 partes en cada ½ pista).

Podríamos hacer un trabajo en circuito con una estación en cada zona, (ver figura 8a) o, hacer un 1c1 solo por las zonas indicadas previamente.

Figura 8b

O, sencillamente, utilizarla de forma compartida realizando diferentes “partidillos” a la vez con diferentes orientaciones –estímulos cruzados- a imagen y semejanza de lo que puede ocurrir a diario en un patio de colegio cuando se organizan ellos sin la presencia de un adulto. 

Es decir, un 3c3 a lo largo en las canastas centrales ( pista A), un 2c2 a lo ancho en una ½ pista (pista B) y un 1c1 en diagonal en la otra (pista C).

Figura 9

Podemos utilizar toda la pista de forma conjunta para que todos los niños/as practiquen a la vez o en oleada de una canasta a otra o realizar una ida y vuelta para que se produzcan las dos fases del juego –ataque y defensa- en la misma acción.

Esa transición, la podemos suavizar iniciando la actividad desde ½ pista más una pista entera hacia el otro lado.

Figura 10

Partiendo de esta idea, podemos progresar y realizar actividades de dos pistas y media o incluso de tres.

Más de tres pistas no lo aconsejo –sería atletismo con balón; es decir, un correcalles-, y es necesario parar y corregir detalles técnico-tácticos o táctico-técnicos excepto cuando nos interese un ritmo alto de juego, por ejemplo, un 2c2 continuo durante varios minutos. 

Combinaciones diferentes de la pista de juego

A medida que los niños/as adquieren un mayor control espacial y un mayor conocimiento en general y van subiendo de categoría, podemos introducir combinaciones diferentes de cómo utilizar la pista de juego.

A modo de ejemplo, podemos iniciar una tarea desde la línea de fondo en 1/8 de pista, atacar en esa canasta y finalizar la acción en la otra ½ pista, en ¼ de pista o, también, en el 1/8 contrario al inicio de la misma.

Como por ejemplo, jugar un 2c2 con un “tren de 4” desde la línea de fondo. (Ver figura 11)

Figura 11

O, iniciar la tarea desde el lateral izquierdo en ¼ de pista y disponer de ½ pista a lo largo para finalizar la acción.

Figura 12

Y, así, podremos diseñar mil y una tareas que se asemejen a las situaciones reales de juego que los niños/as se pueden encontrar durante un partido.

Podemos jugar, a modo de ejemplo, un 2c2 desde la línea de fondo pasándole al educador, recibiendo el balón de nuevo,  lo cambiamos de lado para jugar un 1c1 en el lado contrario y un posterior 2c2 en la otra ½ pista tras canasta convertida o rebote defensivo.

Figura 13

Incluso, imaginaros por un momento, qué podríamos llevar a cabo cuando los niños/as estén preparados para recibir el balón de espaldas a la canasta (último año de minibásquet con un nivel avanzado o en categoría infantil), compartir una zona y, a partir de ahí, jugar “dentro-fuera” más la continuidad de la acción en el otro lado de la pista. 

O sea, iniciar la acción por un lado de la pista, cambiar el balón de lado, pasar dentro y finalizar o  volverlo a sacar al mismo lado o al lado contrario para un tiro exterior.

Figura 14

 

Toni Carrillo Entrenador Nacional. Especialista en Minibasket

Fuente: http://www.nuevobasket.com/2015/05/27/utilizaci%C3%B3n-de-la-pista-de-juego/

Esta entrada fue publicada en Entrenadores, Minibasket, Reflexiones, Varios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s