Los 61 puntos de Chris Paul


Que Chris Paul es uno de los mejores bases de la NBA es algo que no pone nadie en duda. Con 27 años, el joven base nacido en Carolina del Norte ha conseguido un palmarés individual que ya querrían para sí muchos veteranos. Menos conocido es que un acontecimiento ocurrido en la etapa universitaria de Paul pudo provocar que se retirara para siempre del baloncesto, hablamos del triste incidente que terminó con el asesinato de su abuelo y el grandioso homenaje que su nieto le rindió días después.

Tras llevar a su equipo de instituto, West Forshyt, a las semifinales del campeonato estatal, Paul recibió el premio al mejor jugador del año en Central Piedmon. Las universidades tocaban a su puerta, aunque Chris ya le había echado el ojo a una, Wake Forest.

En noviembre de 2002, llego el gran día. Chris Paul firmaba una carta de intenciones con la universidad de sus sueños, y en la ceremonia, con lágrimas en los ojos, estaba Papa Chilly, su abuelo, la persona que le llevo a jugar al baloncesto, su fan numero uno. Paul, nada más terminar la ceremonia, le coloco un sombrero de Wake Forest, eran los mejores amigos.

Pero la vida es cruel, 24 horas después del emotivo momento, posiblemente uno de los más felices en la vida de Paul y de Papa Chilly, al volver a su casa este último, cinco jóvenes del barrio le esperaban para atracarle, robo que, desgraciadamente, se saldo con la muerte de Papa Chilly. Tenía 61 años.

Cuando Jeff Jhone, primo del joven base, le informo del suceso, el mundo se derrumbo en torno a Paul. Su abuelo, su apoyo, su amigo, su baluarte se había ido. Tal fue la dureza de la perdida que Paul se planteo dejar el baloncesto de por vida. ¿Qué sentido tenía seguir jugando si su mayor fan se había ido para siempre? Cerca de 2000 personas acudieron al funeral de Papa Chilly.

Una tía de Chris le saco del aturdimiento provocado por la perdida. “Anota 61 puntos en tu próximo partido, uno por cada año de vida de tu abuelo”. Esa fue la proposición que le hicieron a Paul. La victima debía ser Parkland High.

Antes de saltar a la cancha, les comento a sus compañeros y al entrenador lo que tenía en mente, “hoy voy a hacer algo especial”, les dijo. Su entrenador, conmovido, animo a sus compañeros a ayudar en todo lo posible para que Paul lograse realizar el sentido homenaje a su tan querido abuelo. Tras una verdadera exhibición sobre la cancha, Paul cogió el balón en contraataque para anotar un 2+1 que ponía en su marcador personal 61 puntos. Tiro fuera aposta el libre adicional, para, seguidamente, pedir el cambio y correr hacia la grada con lágrimas en los ojos para fundirse en un emotivo abraza con sus padres. Lo había conseguido, la memoria de Papa Chilly estaría siempre presente en ese partido y en el corazón de Chris Paul.

Rodrigo Vilumbrales (@jjnbablog) –

Esta entrada fue publicada en Curiosidades NBA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s